Después de la limpieza

Limpiar y restaurar una máquina de afeitar

En el paseo Colón hay un pequeño mercado de antigüedades en el que se pueden conseguir una gran cantidad de objetos. Varias veces me he dado la vuelta buscando maquinas de afeitar pero no había tenido suerte.

La semana pasada pregunté en algunos puestos y me habían ganado una Gillette en muy buenas condiciones. Al saber uno de los vendedores que estaba buscando una maquina de afeitar me pidió que lo acompañara a su local, que él tenía un par de ese tipo de maquinitas.

Caminamos un par de cuadras, abrió una cochera y mientras buscaba las máquinas de afeitar le di un vistazo al establecimiento. El lugar estaba abarrotado de todo tipo de artículos, había radios, muebles, algunos juguetes. El amigo apareció con un par de maquinas de afeitar Gillette, una de mariposa y una Techmatic.

Me llamó la atención la primera, una Gillette Super Adjustable de los años 70’s. La maquina estaba en muy malas condiciones, sucia, con restos de jabón (o eso espero) y con algunas manchas en el metal pero estaba completa.

Gillette Super Adjustable Black Beauty
Así llegó, como pueden ver tiene muy dañado el mango.

Al parecer la desecharon porque ya no pudieron accionar el mecanismo que abre el porta navajas. Probablemente intentaron abrirla usando unas pinzas o algo parecido, en el mango se notan algunas marcas. La Techmatic estaba en mejores condiciones, pero consideré que no iba a ser sencillo encontrar las navajas que utiliza.

Después de acordar el precio salí con la Super Ajustable, aunque estaba en malas condiciones creo que me serviría para “practicar”.

Ahora tenía que trazar un plan para su restauración que más bien fue una rehabilitación, es decir, dejarla en condiciones para que se pudiera usar nuevamente. Así que dividí el proyecto en limpieza, lubricación, brillo y desinfección.

Limpieza.

Ácido Cítrico

Baño en acido citrico
iuuuukkk y lo que ven fue en los primeros minutos del remojo.

Primero sumergí la maquina en una solución de agua con ácido cítrico, al contacto empezó a desprender una gran cantidad de mugre que se puede ver que flota en el agua. La dejé un par de horas para asegurarme que quitará lo más posible de la suciedad.

Detergente para trastes.

Un baño de agua hirviendo y lavatrastes Dawn fue el siguiente paso, dejé que se enfriara el agua y le dí una buena tallada con un cepillo de dientes que tengo para estos proyectitos. En esta etapa la mayor parte de la suciedad y el óxido había desaparecido. Lamentablemente noté que en algunas partes el cromado había desaparecido por desgaste o por el paso del tiempo. Se pueden notar algunas manchas metálicas de color amarillo que es el latón del que esta hecha la cabeza de la máquina de afeitar. El mango no tiene este problema porque esta hecho de aluminio.

Lubricación.

Para intentar destrabar el mecanismo de apertura del portanavajas usé WD-40 en pequeñas cantidades. Coloqué la maquina de forma vertical para que el lubricante penetrara lo más posible en el tornillo de ajuste. Poco a poco fue cediendo, hasta lograr que se pudiera abrir únicamente con la fuerza de las manos.

Brillo.

Aunque a estas alturas la maquina ya estaba bastante limpia decidí aplicar (por error) un procedimiento que se usa en la plata.

Se forra un tazón con papel aluminio, se coloca la maquina de afeitar (o cualquier pieza de plata) se cubre con un poco de bicarbonato de sodio y se agrega agua hirviendo, lo suficiente como para cubrir totalmente la pieza.

Bicarbonato papel aluminio y agua caliente
Pueden ver que el papel aluminio se manchó.

Aquí tengo que hacer varias recomendaciones, es importante que no aspiren los vapores que despide el procedimiento y no es exagerado advertirles que tengan mucho cuidado al manejar agua hirviendo.

Dejen que se enfríe el agua y podrán ver el papel aluminio se manchó y la maquina de afeitar tiene un color mucho más blanco. Solo resta secar con un trapo limpio y listo.

Desinfección

Para eliminar lo más posible cualquier bicho que haya quedado en la maquinilla busqué algún tipo de desinfectante, en un foro de Internet recomendaron una solución de Lysol al 5%, pero al leer las recomendaciones de la etiqueta decidí usarlo directo, sin diluir y sumergí la maquina por dos horas en el líquido color azul.

En este punto ya esta lista para usarse, todavía estoy barajando la posibilidad de pintarla, de color negro el mango y los números de ajuste en color rojo. Se que no voy a restaurar el mango a su estado original porque ya esta muy dañado pero quizás si lo pinto pueda verse mejor.

Después de la limpieza
Después de la limpieza

Referencias.

4 thoughts on “Limpiar y restaurar una máquina de afeitar

¡Me encantaría saber que opinas!

%d bloggers like this: