Correa de reloj hecha con paracord

Correa para reloj hecha con paracord

Mi aventura con el paracord empezó el año pasado. Vi algunas imágenes en Pinterest que me parecieron atractivas y en mi mente comencé a construir un objetivo.

Siempre he tenido el problema de que las correas para reloj me quedan muy justas. Casi siempre las correas abrochan en los últimos dos agujeros dejando una pizcachita que no alcanza a sujetarse de las presillas de la correa.

Inicialmente empecé haciendo pulseras (les hice una a todos mis ahijados), un collar para el perro y algunos llaveritos.

Fue un proceso particularmente largo porque en mi cabeza una vez que logró el objetivo termina la aventura (daños mentales que tiene uno).

¿Qué es el paracord?

El Paracord es, sin entrar en muchos detalles, es cuerda para paracaídas. Es un cable de nylon muy ligero, económico y resistente. Existen una gran variedad de diseños y se pueden hacer muchas cosas con él.

Es muy utilizado en actividades al aire libre, por supervivencialistas, militares, rescatistas, aficionados a las manualidades, pero a mi me gusta porque entretiene mi mente y mis manos.

Es bueno tener algo de cuerda a la mano, ya sea para sujetar, colgar, amarrar cosas, siempre es útil y no ocupa mucho espacio.

Hacer una pulsera de Paracord requiere concentración y algo de preparación y el resultado final es, al menos para mi, muy satisfactorio.

¿Dónde conseguir Paracord?

Intenté conseguir el paracord en los lugares lógicos, en tiendas de campismo, en algunos locales que venden equipo táctico (o algo así). Pero los precios estaban muy exagerados. También había quien vendía las pulseras ya hechas, pero así que chiste.

También se puede conseguir por internet, he visto varias ofertas en Amazon.com.mx (ej: SE PC101GN55 Paracord Strand) sólo es cosa de darse una vuelta.

Mi mayor éxito fue en un local que venden artículos para hacer pulseras y collares.

Era curioso ser el único hombre en dicho establecimiento comprando “cuerditas” de colores. Las mujeres me miraban de reojo, pero luego de superar la sorpresa inicial todo iba bien.

En ese lugar encontré el paracord a buen precio (entre 5 y 6 pesos el metro). Además también encontré los broches y unas simpáticas brújulas que complementan las pulsera a 6 pesos cada uno.

Hacer una correa para reloj

No voy a explicar el proceso de crear una correa para reloj hecha con paracord en este artículo. En youtube hay un montón de tutoriales sobre el tema.

Solo les voy a hacer algunas recomendaciones. Tomen notas sobre la cantidad de paracord necesario para hacer un nudo en particular.

Por ejemplo, mi correa utiliza un nudo conocido como King Cobra y consume cuerda a lo tarugo. En un sitio que consulté dice que por cada pulgada se requieren 2 pies de paracord, pero en mi caso fue mucho más. Creo que tiendo a apretar mucho los nudos y eso hace que consuma mucha cuerda.

Claro que siempre pueden reutilizar los excedentes, pero lo ideal es no desperdiciar mucha cuerda.

Al final se suele quemar la punta del paracord para pegarla a la correa. En mi caso no lo hago. Tiendo a deshacerlas una vez que se ensucian, lavarlas y probar con otro diseño o combinación de colores.

Es una buena actividad para niños mayores que tienen buena habilidad motriz, créanme, los tienen entretenidos un rato.

Pueden rematar aprendiendo los tipos clásicos de nudos. Con tres que dominen será suficiente, pero esa, esa es otra historia.

Enlaces.

Buscando una figura para el nacimiento

un pollo con los cochinitos

Tenemos la bonita tradición familiar de salir por estas fechas a buscar una nueva figura para el nacimiento y este año no fue la excepción. Nos lanzamos al tradicional mercadito navideño a conseguir todo lo necesario, ya saben, el heno, la gobernadora, musgo, algo de papel decorado, algunas luces de bengala.  Poner el nacimiento es una tradición que tengo desde mis abuelos y junto con el rosario navideño me trae muy bonitos recuerdos. Continue reading “Buscando una figura para el nacimiento”

De piojos mutantes a mandatos de reyes europeos

el piojo herrera

Justo el día de ayer estaba leyendo una nota en el periódico que alertaba de la presencia de “piojos mutantes” y no se refería a una generación de X-Piojos que eran perseguidos por sus similares normales. La nota habla sobre la mutación de estos insectos que los han hecho resistentes a los tratamientos tradicionales.

La nota del periódico Excelsiór Más de 20 estados en EU presentan “superpiojos”  menciona:

El investigador y profesor de biología Kyong Sup Yoon analizó por primera vez muestras de piojos de 30 estados y sólo en cinco de ellos no halló rastro de piojos con alta resistencia a los piretroides.

Los piretroides son las sustancias químicas más habituales en los shampoos y cremas que pueden comprarse en cualquier farmacia o comercio sin receta médica para acabar con los molestos piojos en la cabeza, comunes entre los niños.

Y ustedes dirán que porque les hablo de este tema, pues porque desató una serie de recuerdos de mi infancia. Al igual que muchos niños también tuve piojos, aunque al parecer los míos eran de los normalitos.

En esos días lo más común era rapar al infante y varios de mis compañeros lucían orgullosos sus cráneos pelones, los piojos no era motivo de pena, al menos no para nosotros (a lo mejor para nuestras madres si), era algo que podía pasar, como las paperas o un brote de sarampión,  lo que si no recuerdo es que hubiera infestaciones tan serias como las que se ven ahora en las escuelas y al parecer la resistencia a los shampoos especializados es lo que esta complicando su erradicación.

A la botica

La botica de los pobres
Al fondo detrás de un árbol esta la botica de los pobres, de Jerez Zacatecas.

Recuerdo que entonces no se iba al doctor, mi abuelita iba con Rosita su boticaria de confianza a la farmacia que esta abajo de los portales Inguanzo  (véase El comercio e industria en Jerez en los años cuarenta). Cuando entro a estos lugares el aroma característico a alcohol y alcanfor inundan mi mente de recuerdos, sobre todo de aquellas jeringas reutilizables, esas si que daban miedo.

Una vez mencionó en una de sus conversaciones a la pomada (o ungüento) del soldado como remedio eficaz contra los piojos, pero no creo que lo usara alguna vez con nosotros.

A mi me pegaron los piojos en una peluquería después de un corte de pelo, justo llegando a la casa vieron que mi fauna capilar hacía una fiesta en mi cabeza 🙂

Mi abuelita me sentó en una sillita en el patio y empezó a revisarme,  cuando encontró uno lo puso en su uña para tronarlo al tiempo que recitaba este verso:

El Rey de Cataluña mandó decir que te subiera en esta uña,
Y que te diera un tris y un tras,
Si al tris no te morías, al tras te morirás.

Sobra decir que estaba más que contento, cada piojito encontrado era eliminado por sentencia de un rey 🙂