Algo anda muy mal con las actualizaciones de Windows 10

Algo tiene que estar muy mal cuando se tienen que invertir 3 días en actualizar un equipo con Windows 10.

Verán, hace unos días me trajeron una portátil HP que tiene instalado Windows 10 porque dejaron de funcionar los dispositivos USB y la tarjeta de red WiFi.

No encontré problema alguno con los drivers. Así que por ese lado no era.

Las actualizaciones.

Al parecer el problema apareció después de una actualización. Ya saben, apagas la computadora y de buenas a primeras aparece un mensaje de que esta actualizando y no apagues el equipo.

Así por las buenas si …

Y parece que es un problema frecuente: All my usb ports stopped working after windows update pero los consejos sobre su solución son algo confusos.

Así que si que pensé una actualización lo descompuso, probablemente otra actualización lo arregle.

Conecté a Internet la portátil con un cable de red y empezó un camino de 3 días para instalar las actualizaciones que indicaba el equipo.

Windows 10 20H2

Al avanzar con las actualizaciones me topé con una actualización mayor Consigue la Actualización de octubre de 2020 de Windows 10. Supongo que es algo así como un Service Pack de antes.

Pues agárrense, que esto si es cosa seria, se invirtieron varias horas y muchos reinicios para lograr que terminara la actualización y cuando creí que todo había terminado y tenía el equipo actualizado me topé ¿Con que creen? … adivinaron … con más actualizaciones.

Linux es mejor

Tengo que reconocer que estoy muy desacostumbrado a Windows. Y las comparaciones son odiosas. Estoy acostumbrado a correr un par de instrucciones en la terminal … bueno en realidad ya las agrupé en un sólo comando:

sudo pacman-mirrors -c United_States && sudo pacman -Syyu && sudo paccache -rk 2

Que al final convertí en un alias:

alias actualizar='sudo pacman-mirrors -c United_States && sudo pacman -Syyu && sudo paccache -rk 2'

Y listo, un comando, a lo mejor un reinicio y eso es todo.

¡Sistema actualizado!

Un amigo me dice que eso es para usuarios “avanzados” y probablemente tenga algo de razón, pero nada evita que Microsoft diseñe un mejor sistema de actualizaciones.

El usuario inicia la actualización.

Y dicen que las comparaciones son odiosas, por ejemplo, en Linux abro una terminal, tecleo el comando y lo dejo trabajar.

En Windows una actualización causó un problema con dispositivos que funcionaban perfectamente ¿Quién decidió que era el momento de actualizar?

Además, esas actualizaciones son memorables porque llegan justo cuando tienes más prisa. Esos mensajitos de “No apague su equipo mientras se esta actualizando” siempre llegan en el peor momento y duran una eternidad.

En todo momento se en que etapa del proceso estoy.

El comando que tecleo en la terminal me informa de todas las etapas del proceso de actualización, la descarga de los archivos, posibles conflictos entre paquetes, instalación, etc.

En Windows el proceso queda totalmente oculto al usuario y lo poco visible es inexacto.

Varias veces vi que el avance de la actualización brincaba de un 99% a un 1%. Vamos que ya es una broma.

De hecho el avance era tan lento que tuve que abrir el administrador de tareas ( taskmgr ) para poder ver la actividad en el CPU, el disco duro y la tarjeta de red.

Incluso hubo un momento en el que no estaba seguro si apagar el equipo o dejarlo prendido toda la noche.

Al terminar tengo un equipo actualizado.

En Linux al terminar el proceso, reinicio mi equipo y listo, eso es todo. Ya tengo en equipo con los programas actualizados, al menos hasta ese momento.

Pero en Windows, después de 3 días de un proceso interminable y cuando parecía que había llegado a la meta llamada Windows 10 20H2 me di cuenta de que había más actualizaciones disponibles. Vamos que es cuento de nunca acabar.

Linux también tiene problemas pero son diferentes.

Se que no todo es perfecto, justo me acaba de pasar un problema con un driver de nVidia durante una actualización de Linux (véase Actualizar Manjaro, Failed to start Load Kernel Modules ¡Gulp!) pero no fue difícil recuperarme gracias a el apoyo de la comunidad en los foros de Manjaro.

A la fecha, parece que después de tantas actualizaciones se corrigió el problema con los puertos USB y la tarjeta WiFi y sí … sigo instalando actualizaciones.

¿Ustedes también tienen este tipo de problemas? o solo es que estoy muy mal acostumbrado a Linux.

Configurar una impresora LPD en Windows para imprimir desde Linux

Me da vergüenza decirlo, llevo años mandando mis trabajos de impresión a una impresora que usa Windows (no tenía otra alternativa). Y me da más pena decir que durante esos mismos años batallé para que funcionara.

Incluso varios artículos de este blog tratan sobre el tema, como pueden ver en Impresora compartida con samba pide usuario y contraseña o en Problemas al imprimir en una impresora compartida en windows desde linux.

Pero con el tiempo mi equipo se ha ido actualizando y los demás equipos no provocando una serie de incompatibilidades casi siempre relacionadas con el tema de la seguridad.

Siempre había logrado resolver esos problemas invirtiendo una o dos horas, pero ayer llegué al límite. No puedo estar haciendo circo, maroma y teatro cada vez que actualizo mi computadora con manjaro.

Llegó la hora de buscar otra opción.

LPD (Line Printer Daemon)

En algún momento de mi vida ví algo sobre LDP pero lo pasé por alto. Al ver las opciones de conexión que ofrece el asistente de CUPS lo recordé y me puse a investigar sobre el tema.

LPD es un protocolo de red para enviar trabajos de impresión a una impresora remota y se entiende perfectamente con CUPS.

El único problema es que la impresora esta conectada a un equipo con Windows (7 en este caso).

Instalar LPD en Windows.

Afortunadamente LPD esta incluido en Windows pero no esta habilitado por default, para eso hay que instalarlo.

Vamos al Panel de control, luego a la sección de Programas posteriormente a donde dice Activar o desactivar las características de Windows y finalmente activamos la opción que dice Servicio de impresión LPD y eso es todo.

Les recuerdo que en mi caso la impresora ya tenía un nombre de recurso compartido y de hecho, si alguien manda imprimir desde otro equipo en Windows sigue funcionando.

Configurar la impresora en Linux.

Para evitar problemas que he tenido en el pasado, utilizo el configurador de CUPS ( http://localhost:631 ).

Página de administración de CUPS.

Doy de alta la impresora de manera normal, me va a preguntar un nombre, descripción, pero a la hora de especificar la conexión lo hago de la siguiente forma.

lpd://dirección.IP/nombreImpresora

Llegó el momento de la verdad. Si todo salió bien podrán imprimir desde linux en una impresora compartida en un equipo con windows usando LPD en lugar de Samba).

Android casi alcanza a windows como el SO más utilizado en Internet

Hoy veo una nota titulada Android challenges Windows as world’s most popular operating system in terms of internet usage que llamó poderosamente mi atención y quisiera comentarla con ustedes.

En la gráfica se puede ver un descenso enorme en la popularidad de Windows seguido de un aumento considerable para Android (Apple tiene sus seguidores, pero no aumentan).

Gŕafica de StatCounter

Les recuerdo que la gráfica mide la popularidad de estos sistemas operativos cuando se utilizan para internet. O dicho en otras palabras, si se conecta a Internet ¿Qué sistema operativo utiliza?.

No veo ninguna razón por la cual se detenga el crecimiento de Android y si veo muchos problemas con los productos que ofrece Microsoft ¿Se acuerdan de Nokia Lumia?¿Alguién dijo Surface?.

La batalla ahora es móvil.

Windows sigue ganando en el escritorio, pero tal parece que el campo de batalla se ha trasladado hacia los dispositivos móviles (tabletas, celulares, etc.). Un lugar en el que Android gana terreno cada día por la enorme multitud de propuestas que aparecen cada día y sus principales competidores no tienen contendientes que estén a la altura.

La tendencia parece irreversible, dentro de poco habrá más dispositivos Android conectados a Internet que equipos con Windows.

El mal acecha.

Se acuerdan que hace unos años decíamos que en Linux no había malware simplemente porque éramos muy pocos. Bueno Android se esta volviendo blanco de software malintencionado al por mayor.

Todos los días veo programas en Google Play que me hacen dudar si es apropiado instalarlos o no. Peor aún, el software de reputación tiene políticas de seguridad cuestionable, abundantes permisos o según las últimas noticias de Wikileaks tienen más puertas traseras y vulnerabilidades que la Matrix.

Un nuevo panorama se contempla. La seguridad informática tomará nuevos tintes. Las vulnerabilidades y actualizaciones serán el pan nuestro de cada día, pero ahora basadas en sistemas Linux ya no en Windows.

Sume usted el Internet de las cosas un segmento también dominado por sistemas abiertos gracias a su plasticidad y que no requiere el pago de licencias.

Vamos que hay tema para rato.

Cambio de habilidades.

La tecnología dominante es la que impone sus reglas y eso implica un cambio de habilidades. Todo cambia, los lenguajes, las herramientas de desarrollo, software de colaboración, las ideologías, el hardware. Lo que era necesario en Windows ya no lo es en Linux.

Incluso el mismo Microsoft ha coqueteado con Linux, supongo que se está dando cuenta de que la tendencia es por este lado.

Durmiendo con el enemigo.

¿Porque Android/Linux/Apple y no Windows?

Creo que la respuesta es muy simple, porque funcionan y funcionan bien. Recuerdo que un amigo celebraba el hecho de que las nuevas tabletas de la SEP utilizaran Windows 8. Está de más mencionar que fueron una pesadilla para alumnos, maestros y soporte técnico comparadas con sus contrapartes Linux/Android.

Windows se ha quedado estancado en temas de compatibilidad, malware, rendimiento decreciente y problemas al por mayor. Súmele a lo anterior problemas de privacidad. El usuario que más me visita tiene Windows 10 ¿Coincidencia? no lo creo.

¿Usted qué opina? Empieza a notar un movimiento hacia la utilización de Linux/Android.