Categorías
Memorias de un Linuxero

¿Cuál fue tu primer computadora? aquella que recuerdas con cariño

Commodore 16 mi primera computadora
La famosa Commodore 16

Prólogo.

Hace tiempo me invitaron varias personas a contestar un meme, en lo personal no me gusta, me parece una especie blogueril de carta cadena. Pero un lector me hizo el comentario de que sería bueno porque así me conocerían un poco mejor.

Por ese motivo hoy estreno una categoría nueva en mi blog titulada Memorias de un linuxero, son recuerdos que tengo de mis inicios en el bello arte del manejo de las computadoras, aunque creo que ahora son ellas las que me manejan a mi.

Espero les guste.

Mi primer computadora.

Tendría unos 10 u 11 años cuando acompañé a mi madre a la Soriana, creo que era la que se encuentra por la Colón, en aquellos días no había tantas como ahora.

En aquellos tiempos todavía eran comunes los merolicos que ofrecían todo tipo de productos, lograban juntar una gran cantidad de personas y entre más gente tuvieran más aumentaba la curiosidad de la gente que se acercaba a averiguar que era lo que estaba vendiendo.

Al entrar a la tienda nos encontramos con una pequeña multitud arremolinada entorno a una pobre señorita que trataba de responder las preguntas de chicos y grandes.

El motivo de la atracción no se debía a una persona gritando un rezo aprendido, no señor, ante nosotros estaba el artefacto del futuro, la Commodore 16.

En una flamante isla especialmente acondicionada para conectar toda la bola de aparatejos había una computadora con su monitor a color, una unidad de disquetes, joystick atari style y un juego que era motivo de lucha por todos los niños que estábamos rodeando el equipo.

Si algún niño era llamado por sus padres inmediatamente era sustituido por otro en una especie de carrusel de pequeños a los que se les dilataban las pupilas con cada destello digital.

Durante semanas le estuve insistiendo a mi mamá que me la comprara, pero no iba a ser cosa fácil, no eran muy baratas que digamos. Al fin ella convenció a mi padre para que soltará el dinero 54,000 pesos de aquellos, eso fue antes de que el gobierno Salinista nos hiciera el favor de simplificar la moneda quitándole tres ceros y nombrándole como el nuevo peso.

Llegamos a Soriana con una agradable sorpresa. Como pronto iban a ser sustituidas por un nuevo modelo ( la Commodore 64 ) las últimas computadoras (solamente quedaban 2) estaban rebajadas a solamente 38,000 pesotes del águila :).

Contento con mi cajita llegamos a la casa y ahora si a leer y releer el manual, no es que fuera muy difícil conectarla pero uno no quiere cometer un error con un aparatito tan caro. Me lo dijeron muy claro, no era un juguete, era una herramienta.

Conecté la computadora a la televisión, ni pensar en comprar un monitor, estaban carísimos todos los accesorios. Prendí la computadora y ante mis ojos apareció una pantalla negra que al final decía READY.

Y ahí quedé enganchado de por vida a las computadoras.

Referencias: